Pensar rápido, pensar despacio es el libro de  Daniel Kahneman dónde divulga, de una forma sencilla, cómo respondemos a determinadas cuestiones que se  nos plantean diariamente.

A través de una pregunta-problema que reproducimos literalmente del libro usted puede:

a) Tener una experiencia

b) Saber a qué se refiere el Autor cuando habla del perezoso Sistema 2 .

Ahí va el problema:
Un bate y una pelota cuestan juntos 1,10 $. El bate cuesta 1 $ más que la pelota ¿Cuánto cuesta la pelota?
(Por favor, no siga leyendo hasta que responda. Para ayudarle, le sugerimos que relea otra vez el problema)
– Si ha contestado 10 centavos el coste total sería 1,20. La respuesta correcta es 0,5 centavos. El Sistema 1 del cerebro le lleva a responder 10 centavos una respuesta atractiva, intuitiva y falsa y el Sistema 2, le conduce a observar y gestionar el pensamiento y las acciones sugeridas por el Sistema 1.
 
– Si ha contestado 10 centavos,  su Sistema 2 aprobó la respuesta intuitiva, que con una pequeña inversión de esfuerzo, habría rechazado esa respuesta…explica el autor del libro.
Merece la pena entrar en el mundo de los procesos de actuación o desempeño para valorar las respuestas que damos en determinadas ocasiones.
Hacer un uso apropiado del Sistema 2 (más lento pero también seguro y preciso) o del Sistema 1 (más rápido pero también vulnerable e  impreciso)  nos permitiría responder con más seguridad y garantías de éxito.

No es mejor o peor un sistema que otro, es lo que tenemos disponible y ya sabemos qué es el Sistema 1 y el Sistema 2, pero sería más útil saber cuándo y dónde es apropiado utilizar uno u otro y cómo desarrollarlos de forma efectiva.